Piedra, papel o tijera

No se si soy una persona triste con vocación de alegre, o viceversa, o al revés. Lo que si sé es que siempre hay algo de tristeza en mis momentos más felices, al igual que siempre hay un poco de alegría en mis peores días. – M. Benedetti.

Y quizá hoy volví a sentir el corazón como si fuese un cristal, un frágil cristal que con el mínimo aspaviento se hace añicos, dejando tras ello miles de cicatrices que encubren otras aún más viejas… Quizá hoy, empecé a creer en lo que antes trataba como mentira, porque no hay prueba más certera que la misma realidad, que escapa a los deseos, ilusiones, a los pensamientos y esperanzas individuales, para imponer su, a veces cruel, lógica ilógica.

Hoy ha sido el día en que he huido a un rincón solitario y no me he sentido sola, porque quería gritar a los cuatro vientos, simplemente, que no estoy bien, que el vaso hace meses que se lleno del todo y esa última gota me persigue día a día, sin poder librarme de ella, o por lo menos encontrar otro vaso que seguirPIEDRA PAPEL TIJERA llenando.

No encuentro una tijera que gane al papel, no paro de poner en jaque mi propio rey..

Hay momentos que las personas estamos mal y necesitamos pasar nuestro duelo, encontrarnos a nosotros mismos para poder volver a caminar y seguir con nuestra vida, simplemente tiene que ser así… a veces las lágrimas, son el único remedio que sana heridas, bien es cierto que primero escuecen pero también lo es, que al final las acaban curando.

Hoy es el día en que si elijo cara, saldrá cruz, y si elijo cruz, la moneda caerá de canto… pero aquí sigo, perdiendo la cuenta de todas las monedas lanzadas y continuando echando dinero al aire… buscando ese trébol de cuatro hojas que se esconde, muy a sabiendas de que la suerte no depende de él y sin comprender porque a veces, los humanos nos conformamos con mitos o historias, que si bien no solucionan los problemas, alivian el peso que éstos conllevan, y nos dan esperanza a aquellos que extraviamos por momentos, la flecha que indica nuestro camino…

Hoy es el día que lo apuesto todo al amarillo, cuando sobre el tablero sólo existe la opción de rojo o negro.

La misma tristeza inventa por sí misma muchos motivos de sentimiento. – F. de Quevedo.

Ürsu.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s