Simples hormigas..

Para escribir una buena historia tenemos que haber vivido unas cuantas buenas historias. Debemos nutrirnos de nuestro entorno, personas, lugares, momentos…No tienen que ser las más espectaculares ni las más increíbles, sino aquellas que consiguen ponerle aunque sea sólo a una persona, los sentimientos a flor de piel. De una idea, un plan loco, un recuerdo, un amigo. una imagen grabada en la retina, un sonido… surgen las más singulares historias.

Recuerdo cuando de pequeña me asombraba ver a las hormigas organizadas en dos hileras recogiendo comida para el invierno que se avecinaba y como de ese simple hecho, sabía que alguien pudo escribir la fábula de la cigarra y la hormiga. Pensé que si de algo tan simple y natural en estado puro, alguien pudo sacar una historia con moraleja, eso confirmaba que con observación, imaginación y determinación cualquiera puede crear una aventura.

Lo que uno siente es distinto a lo que siente cualquier otro, ya sea en intensidad o en forma de expresarlo, de modo que una misma idea fluye de forma distinta en cada uno de nosotros y eso da pie a que cada uno tenga una interpretación propia y única de las cosas.

La virtud está en aceptar la variabilidad de opiniones respecto a un mismo todo y saber que es posible que donde alguien vio una fabula con moraleja, otros ven organización y trabajo, otros simples hormigas y otros…no ven nada.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s